« Home | i hAte them all. » | Naturaleza (y todo lo demas) muerta » | Oleo sobre pescados vestidos » | Dakota » | Pesadillas gratuitas » | Somebody » | Voyeur » | Palabras que no llegaron tarde » | Right Where It Belongs » | Dizzy »

Crowd Surf Off A Cliff


Era un buen día para quedarse en casa con todas las cortinas echadas viendo todas las cucarachas que siempre ves de noche con las patas arriba moviéndose como versos sin escribir. El sol era lo de menos si mantenías los ojos entrecerrados y el volumen de tu respiración bajo.
Encendiste el ordenador y escribiste un par de saludos sin ganas. Aspiraste los cigarrillos engurruñados que todavía cuidabas con recelo tras tu última resolución de no volver a fumar. Sudaste frío aunque te morías de calor. Te relamiste los labios recordando la última vez que besaste aquellos labios perlados que de vez en cuando se posaban en tu pecho cuando tenías suerte.
Levantaste el teléfono y hablaste con los cinco amigos con los que querías hablar desde hace tiempo y que no llamabas por pereza. Viste algún que otro buen video en MTV, pero no fue la mayoría. No apagaste tu teléfono móvil porque querías ver si se caía de la mesa cada vez que vibraba. Rezaste algunas oraciones que consideraste verdaderas después de mucho tiempo.
Te duchaste y decidiste quedarte desnudo para dejar las huellas un rato de tus pies marcadas en el piso de madera oscura.
Quisiste aprender a bailar pero volviste a convencerte de que tienes dos pies izquierdos.
Esperaste un poco antes de abrir el refrigerador y ver la botella de vino viejo que no pudiste beber cuando quisiste.
Te caíste y no te levantaste.
Apagaste todo menos tu ipod.
Y escuchaste la suave voz de Emily Haines susurrando "If you find me, hide me, I don't know where I've been/ When you phone me tell me everything I did/ If I'm sorry you lost me you'd better make it quick/ Cause this call costs a fortune and it's late where you live/ It's late where you live".
Te pareció una historia vieja. En tal caso, no una historia por la que puedes atiborrarte de pastillas ahora como antes. El dolor es el mismo, eso sí. Así de grave, así de denso. Como el día aquel cuando no te quisiste parar hasta que hiciste tus maletas y volaste durante horas a otro continente sin darle explicaciones a nadie, para sentir que también viajabas en el tiempo a encontrarte con lo que fuera que te estuviera esperando.
Siete años después de la sobredosis que sólo un reducido grupo de personas conoce y el intento de arrojarte a un coche para experimentar el golpe seco que te dejaría temblando en el asfalto, entre la vida y la muerte, vuelves a tener las mismas dudas que te hicieron dejar de usar medios insólitos para quitarle el velo a las mentiras del mundo y la TV.
¿Será que después de todo sigues allí con los ojos entrecerrados, la cara ensangrentada, entre los vivos y los muertos?
¿Será que la transición nunca es tan rápida como se cuenta? ¿Qué siempre quedamos flotando y sin respuestas, ya sea porque no estás haciendo las preguntas correctas o porque la mágica respuesta que esperas en realidad no existe?
Era un buen día para quedarse en casa preguntándote eso, un buen día para no despedirse y ver si el mundo milagrosamente gira hacia otro lado, donde no hace falta dinero, ni un techo donde vivir, ni el amor que te empeñas en conseguir.
Por eso no llamaste a mamá ni a papá ni a tu chica y tampoco dijiste nada a tus amigos, de los que únicamente querías preservar sus voces para reconocerlos cuando todas las luces estén apagadas y tú puedas escucharlos pero ellos no a ti.
Aunque grites, te has quedado mudo.
Era un buen día para quedarse en casa y vestirte de nuevo y pensar hasta que te doliera la cabeza.
Pero llegarías a la misma conclusión de siempre.
Nunca te dirán nada, importa bien poco cuánto preguntes.
Era un buen día para arrojarte por la ventana y viajar a un futuro donde nadie te conocerá pero te sentirás igual que ahora.
Un buen día para sentirte feliz lejos de los vivos viendo el último cuadro que pintaste, con ella en technicolor, diciéndote cuánto te extrañará cuando, por fin, la vuelvas a encontrar.
El día de tu muerte fue un día maravilloso.

siempre espero que sea asi... maravilloso y... ver desde lejos como lo toman los demas! no te pasa eso??

Verga pana eres un genio men, casi lloro con esta vaina, es impresionante como describes las situaciones y los sentimientos...te admiro mi pana, para mi y para muchos eres el mejor NI URBE NI URBE BIKINI fuesen hoy lo q son sin tus ideas...animo men q estes bien...

Tal cual como lo pienso y siento. Tal cual como imagino mi muerte...

No valeee no puedo de pana. No hay palabras luego de leer esto. Al final de la lectura te da algo inexplicable. Esto demuestra q verdaderamente eres el mejor.Salu2 J3@n

pues me he quedado anonadada pero en realidad tienes razon muchas veces he imaginado mi muerte de muchas formas pero esta explica de que no soy la unica que lo piensa me encantas como escritor ya que puedo identificarme contigo....

So! No importa. Las voces se recuerdan. El tiempo pasa. El 5to intento de suicidio es el valido. Nadie te escucha, así grites. No existe la pregunta correcta ni la respuesta cierta. No existes tú, no existo yo… Estoy cansada, tú inspirado pero deprimido ¿Qué será más triste?

¿Qué dirá el epitafio de mi lápida?
¡Oh veleidosa vanidad!
Eres tan testaruda que planeas perseguirme aún después de la muerte.
Seguramente pensamos en nuestra muerte con la esperanza de presenciar el funeral de manera omnisciente.
¿Qué tanto podríamos disfrutar el llanto de quienes realmente nos amaron?
Ja.
A los muertos todos los aman. Era un buen muchacho. Era el mejor.
Yo me quedo con quienes me aman en vida.
Cuando esté muerto no necesitaré su amor.

No le pasa señor Torrelles, que a veces al despertar en la cama o en el piso de alguna casa, aun sin abrir los ojos y sin mover centímetro alguno de su cuerpo, piensa en donde estarás o en donde estará el cuerpo que no sientes. Y te preguntas si eso será estar muerto – no resulta tan malo después de todo- te respondes, entonces salta la pregunta que te haces cuando todo queda en silencio… ¿será que si? ¿será que no? ¿será que hoy? Y no le tienes miedo a la muerte sino pensar que todo depende de ti, saber que pocas personas podrían darle respuesta a esas preguntas y tu, eres una de ellas. Entonces el escalofrió, el movimiento brusco y de nuevo estas vivo… otro día. Quizás por eso sigo agregándole canciones a mi ipod para no quedarme en silencio. Te pasa igual?

"Wena Naty!” "Wena Naty!” "Wena Naty!” "Wena Naty!” "Wena Naty!” "Wena Naty!” "Wena Naty!” "Wena Naty!” "Wena Naty!” "Wena Naty!” "Wena Naty!” "Wena Naty!”

la muerte es fria, este escrito me nublo el cerebro. El dia que llego su inesperada muerte lo unico que pude hacer fue acurrucarme en mi cama y pensar que el estaba ahy conmigo, abrazandome

Ojala la mìa se asemeje un poco a tus palabras...

I Miss You...<3

hello acido...mira donde te vengo a encontrar...fanatica tuya hasta la muerte, espero q tengas una excelente vida muchachito

cada vez que leo algo tuyo me quedo con la certeza de que no soy el único en el mundo que se hace preguntas cuyas respuestas tal vez nunca lleguen, o tal vez lleguen demasiado tarde. Es bueno sentir que hay alguien como tú. O peor que tú.

verga man, tengo time leyendo cosas tuyas y nunca he escrito un comment bueh en realidad no recuerdo... solo quiero decir que sigas que a la final eres unos de los mejores.... espero tu libro ..... sigue inspirando el mundo ajeno.... gracias

Post a Comment

Links to this post

Create a Link